"Generando oportunidades"

  • Orientación laboral

    Orientación laboral

    Te ayudamos a conocer tus oportunidades y potenciarlas, ideas sobre dónde buscar formación y empleo, cómo debes hacer tu currículum, etc.

  • Formación para el empleo

    Formación para el empleo

    Organizamos talleres y cursos orientados a puestos de trabajo específicos, carnés profesionales, obtención del graduado escolar y otras necesidades educativas relacionadas con la empleabilidad.

  • Prospección y creación de empleo

    Prospección y creación de empleo

    Ponemos en contacto a empresas y a personas de forma gratuita para conseguir inserciones laborales. Adicionalmente, creamos empleo a través de nuestras empresas de inserción como tránsito hacia la empresa normalizada.

  • Intervención social

    Intervención social

    Apoyamos a mujeres, menores, jóvenes, inmigrantes y colectivos en riesgo de exclusión social mediante otros programas.

Taller de documentación laboral en NAIM

¿Entiendes tu nómina? ¿Y tu tipo de contrato?

Hemos impartido un taller sobre documentación laboral para una decena de personas implicadas en el programa Buenvivir en Palma Palmilla en los primeros días de diciembre. Paula Muñoz, técnico de NAIM, nos explica algunas claves para entender mejor los tipos de contratos que nos pueden hacer y qué significa cada apartado de la nómina. "La gente está muy perdida en cuanto a documentación laboral", subraya Muñoz.

Las principales dudas del vecindario están relacionadas con la variedad de los contratos y los requisitos de cada uno, así como nóminas y finiquitos. Vayamos por partes según nos lo explica Muñoz:

  • "El finiquito es un derecho de toda persona trabajadora una vez su contrato ha terminado, ha sido despedido o ha renunciado a su empleo. Es un documento donde consta el pago del dinero que le corresponde por las vacaciones no disfrutadas, horas extras no pagadas, pluses o pagas de beneficios. El finiquito se debe firmar siempre y analizarlo bien para que esté correcto".
  • "La nómina es el recibo que detalla el sueldo que recibimos y qué conceptos lo componen. La nómina se divide en varias partes, como la identificación de empresa y trabajador y las percepciones salariales y no salariales, las deducciones y las retenciones".
  • "Una deducción es la cantidad que la empresa resta a tu sueldo bruto para aportar a la Seguridad Social en tu nombre". No hay que confundir esta aportación con el pago de la Seguridad Social que, además, tiene que hacer la empresa. Es decir, empresa y trabajador destinan cantidades a la Seguridad Social. La empresa siempre paga más que el trabajador. Este es el motivo por el cual cuando los empleadores proponen que el empleado trabaje en negro o en B, se suele argumentar que así el trabajador cobrará más. En realidad, lo que la empresa quiere es salir ganando, ya que ella es la que más tiene que aportar. Además, un trabajador que no cotiza, no genera derecho a desempleo ni a pensión de jubilación.
  • "La retención es el impuesto que adelantas a Hacienda por tus ingresos". El porcentaje puede ser variable en función de tu situación personal. A final de año se regularizan estas cantidades cuando haces la declaración de la renta (IRPF).
  • "El sueldo bruto es la suma de todas las percepciones. Y a esa cantidad se le descuentan deducciones y retenciones".
  • "El sueldo neto o líquido a percibir es lo que vas a recibir, es decir, lo que la empresa ingresará en tu banco".

Tipos de contrato

Hay muchos tipos de contrato "y a la gente le sorprende mucho que no haya solo un tipo o dos... Piensan que solo existe el indefinido y el temporal", explica Muñoz. Estos son los tipos explicados durante el taller: 

  • Los contratos de tipo formativo tienen una duración de jornada menor, "porque tienen que compaginar la formación de la persona y el trabajo". En el caso de los contratos en prácticas, es necesario acreditar que la persona trabajadora tiene una determinada titulación, un certificado de profesionalidad o una FP.
  • "Los contratos fijos discontinuos han sido difíciles de entender por el alumnado, a pesar de que están a la orden del día", cuenta Muñoz. Sn muy utilizados en hostelería, por ejemplo, por hoteles que necesitan mucho personal en épocas del año que se repiten, como en temporada alta, mientras que no lo necesitan el resto del año. Con este contrato la empresa interrumpe la relación laboral durante una parte del año, en la que puedes cobrar el desempleo y se compromete a volverte a llamar en la próxima temporada". 
  • Los contratos temporales se definen por tener una cierta duración, es decir, no son indefinidos. La duración puede estar especificada en el contrato o vincularse al desarrollo de una actividad y servicio (contrato temporal por obras y servicios). Cuando esta acaba, cesa el contrato. "Pero si se encadena un periodo de 30 meses de contratación temporal, la ley obliga a la empresa a hacer indefinido o fijo discontinuo al trabajador".
  • Los contratos indefinidos no están sujetos a una duración determinada. La única forma de terminar la relación laboral es mediante la renuncia del trabajador o por un despido, en cuyo caso la empresa tendrá que abonar una indemnización.

Imprimir